Las vacunas no son un juego.

Las vacunas no son un juego.

Hola a tod@s

Hoy me apetece hablar de un tema importante y muy actual, mi postura no deja lugar a dudas respecto al mismo: YO SI VACUNO A MIS HIJOS.

La última semana del mes de Abril se celebró la Semana Mundial de la Vacunación cuya finalidad es promover el uso de las vacunas para proteger de ciertas enfermedades a  personas de todas las edades.

Y aunque ya ha pasado cierto tiempo me parece buena idea hablar ahora sobre el tema. A veces es necesario tomar cierta distancia respecto a las cosas para poder reflexionar sobre ellas. Y yo, pasada la vorágine de esta semana conmemorativa  me he dado cuenta de que la diferencia entre el primer mundo y los paises en vias de desarrollo no puede ser más abismal en cuanto al tema de las vacunas.

Paradoja de la semana Mundial de la Vacunación: 2 maneras de Ropa ecologica para bebes hecha a mano en algodon organico. Finca Carriles. Vacunas2ver las cosas.

Esta conmemoración surgió para tratar de promover el uso de vacunas, en particular en países que no pueden optar a ellas, países en los que según Unicef todavía existen más de 19 millones de niños que no reciben la vacunación adecuada.

Pero cada año y más en este 2017, al menos en España, esta semana mundial ha girado en torno a la decisión de algunos progenitores de países desarrollados de no vacunar a sus hijos.

Teniendo pleno acceso a las vacunas (pues al menos en España las vacunas incluidas en el calendario oficial están subvencionadas) un gran número de familias decide no vacunar a sus hijos. En España la vacunación no es un deber sino un derecho, por lo que no pueden ser acusados de nada ilegal.

En redes sociales y otro tipo de medios de comunicación se están propagando auténticas guerras entre los profesionales sanitarios y los antivacunas.

Ropa ecologica bebe hecha a mano en algodon organico. Finca Carriles. Vacunas 3

Una pediatra triunfa en las redes sociales con su respuesta a una 'antivacunas' (huffingtonpost.es)

Y tú, ¿vacunas a tus hijos? Entrevista a Lucia Galán del blog luciamipediatra.com

A día de hoy podemos asegurar que la inmunización salva vidas, es un hecho irrefutable. Y la vacunación se puede considerar como una de las medidas más costo-eficaces en el campo de la salud.

Me parece una tremenda paradoja que existan dos corrientes tan claramente diferenciadas en el mundo actual.

- Por un lado todas aquellas personas que, de manera desinteresada, y poniendo en riesgo su propia vida y su salud, están luchando por conseguir la mayor cobertura vacunal posible en países en vías de desarrollo, en los que todavía fallecen miles de niños por enfermedades infecciosas.

- Por otro lado, una nueva corriente de padres que se niegan a vacunar a sus hijos, y que están promoviendo un rechazo total y absoluto a participar en el calendario vacunal de los países desarrollados.

Una pena que hoy en día podamos encontrar en nuestra sociedad posturas tan enfrentadas.

Creo que el debate no está en la eficacia de las vacunas. Eso lo tenemos todos bastante claro, incluso muchos de los antivacunas reconocen que son eficaces y que evitan la enfermedad, pero de alguna manera el mensaje no está llegando del modo correcto a la sociedad.

¿Las razones....?

La desconfianza en los poderes públicos, las adquisiciones de miles de vacunas nunca explicadas, las creencias o mitos sobre determinados lobbies industriales, la ciencia ficción,.... ¡qué sé yo... !

Lo cierto es que asistimos al crecimiento de un movimiento a mi juicio peligroso. En algunas zonas de países desarrollados como Australia la cobertura vacunal en los niños parece que ha disminuido ya entorno al 85%.

Cosas que aclarar sobre las vacunas:

Hay puntos sobre las vacunas que deberíamos aclarar, y dichas aclaraciones son las respuestas a determinados mitos que nos proporciona la OMS:

1. No podemos dejar de vacunar a nuestros hijos escudándonos en la inmunidad colectiva.

La inmunidad de grupo protege al resto de la población que no está vacunada. Pero debemos reservarla para las personas alérgicas a determinados componentes de las vacunas o para personas inmunodeprimidas o con algún otro problema de salud que impida su correcta vacunación. Estas personas si que dependen totalmente de la inmunidad colectiva para evitar el contagio de la enfermedad. 

2. A medida que las enfermedades van desapareciendo, gracias fundamentalmente a las vacunas, la sensación de peligro de la población va disminuyendo.

Las verdaderas consecuencias de las enfermedades infecciosas son afortunadamente cosa de un pasado lejano del que nadie quiere acordarse. 

3. Las enfermedades infecciosas no han desaparecido gracias a la mejora de las condiciones sanitarias e higiénicas en nuestras sociedades.

Muchas de estas enfermedades son capaces de propagarse independientemente de las condiciones de higiene. Enfermedades como la polio o el sarampión reparecerían rápidamente si dejasemos de vacunar a la población.

4. Las vacunas son seguras, sus efectos secundarios son generalmente leves y temporales.

Es mucho más probable padecer un trastorno grave por una enfermedad prevenible mediante vacunación, que por una vacuna.

Ropa ecologica bebe hecha a mano en algodon organico .Finca Carriles. Vacunas 7

5. El sistema inmunitario del niño no se sobrecarga por recibir varias vacunas de manera simultánea.

Los niños están expuestos cotidianamente a cientos de sustancias extrañas que desencadenan una respuesta inmunitaria. El simple hecho de ingerir alimentos introduce nuevos antígenos en el organismo, y numerosas bacterias viven en la boca y la nariz. 

6. La gripe no es solamente una molestia pasajera.

Es una enfermedad grave que cada año provoca entre 300.000 y 500.000 defunciones en todo el mundo. Las embarazadas, los niños pequeños, los ancianos con problemas de salud y cualquiera que padezca un trastorno crónico, por ejemplo, asma o cardiopatía, corren un alto riesgo de infección grave y muerte

7. La inmunización por pasar la enfermedad no es mejor que la inmunidad desarrollada por las vacunas.

Las vacunas interactúan con el sistema inmunitario para producir una respuesta similar a la que produciría la infección natural, pero no causan la enfermedad ni exponen a la persona inmunizada a riesgos de posibles complicaciones. .

8. Las vacunas contienen Tiomersal, que es un compuesto orgánico con mercurio que se añade a algunas como conservante.

El Tiomersal es el conservante más ampliamente utilizado para las vacunas que se suministran en ampollas de dosis múltiples. No hay pruebas científicas que sugieran que la cantidad de tiomersal utilizada en las vacunas entrañe un riesgo para la salud. Actualmente la mayoria de las vacunas son unidosis.

Ropa ecologica bebe hecha a mano en algodon organico. Finca Carriles. Oso gripe

9. Las vacunas no causan autismo.

No existen pruebas científicas de una relación entre esa vacuna y el autismo o trastornos autistas.

10. El uso de vacunas ayuda a disminuir un gran problema de salud, las resistencias a los antibióticos de muchas bacterias.

Si toda la población estuviese inmunizada contra determinadas enfermedades conseguiríamos no tener que emplear antibióticos en su tratamiento.  

Mi opinión...

Para concluir, la mayoría de nosotros no rechazaríamos nunca un tratamiento por muy agresivo que fuese éste en caso de que nos diagnosticasen por ejemplo, un cáncer o una enfermedad crónica o degenerativa.

En ese momento nos sentimos vulnerables y atacados por una amenaza, como es una enfermedad grave y vemos que nuestra vida corre peligro. Estamos normalmente dispuesto a correr cualquier riesgo con tal de curarnos de esa enfermedad o evitar sus consecuencias y secuelas a toda costa.

El problema es que las vacunas son la otra cara de la moneda, estamos sanos y tratamos de prevenir la enfermedad, no tenemos ninguna sensación de peligro. Tenemos una vida sana y saludable.Ropa ecologica bebe hecha a mano en algodon organico. Finca Carriles. Sofia vacunando

Somos respetuosos con nuestro cuerpo y con la naturaleza. Consumimos productos bio y ecológicos, con eso ya nos parece que lo tenemos todo hecho. Y efectivamente esta es una parte muy importante que debemos tener en cuenta para cuidar nuestro cuerpo y mantener la salud.

Pero hay cosas que sólo podemos evitar gracias a las vacunas y a los programas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad.

Aquí os dejo unos cuantos enlaces que hablan sobre el tema.

El sarampión se atrinchera en Europa (abc.es).

Vacunas: ¿qué se está haciendo mal? (el pais.com)

Donald Trump da alas al movimiento antivacunas (eldiario.es)

Creo que somos libres de cuidar a nuestros hijos de la manera que creamos oportuna.

Las vacunas no forman parte de ningún sistema de aprendizaje, de ninguna corriente motivacional, de movimientos o sistemas educativos....

Podemos educar a nuestros hijos en un colegio público, en un privado, en un concertado, seguir corrientes alternativas. En el campo, en la ciudad, viajando, haciendo deporte,....

Todos los sistemas educativos son válidos, pero siempre debemos respetar los derechos fundamentales de los niños.

Las vacunas no son más que el medio más adecuado en la actualidad para proteger a nuestros hijos, a nosotros mismos y a futuras generaciones de enfermedades innecesarias, muchas de las cuales conllevan graves secuelas o incluso la muerte.

Las vacunas no son ideologías, no son ciencia ficción, no son armas químicas, ... son solamente eso: Vacunas.

El derecho a la protección de la salud está claramente reconocido en nuestra Constitución.

"Las vacunas salvan vidas"

Me encantaría que hicieseis un comentario o sugerencia sobre esta publicación. Y sería genial que lo compartieseis en redes sociales o me dieses un like.

Os animo a seguir a Finca Carriles y nuestra ropa ecológica para bebés en redes sociales, estamos en:          

Muchas gracias.

Publicado en 03/05/2017 por Irene Ecología de la vida diaria 0

Dejar un comentarioResponder

Debe identificarse para poner un comentario.

Buscar en blog

Redes sociales

Últimos comentarios

Ant.
Sig.

No hay productos

Por determinar Envío
0,00 € IVA
0,00 € Total

Precios IVA incl.

Terminar compra